top of page

blog

agua

Janzu - poema de Katalina

Es difícil que un hombre pueda flotar,

que suelte las amarras de su pensamiento

y se entregue a esas manos que sostienen.


Es difícil que un hombre pueda flotar,

que se rinda ante la marea de un recuerdo

y se entregue a esos brazos que arrullan.


Es difícil que un hombre pueda flotar,

que su corazón nade como un colibrí

y se entregue a ese cuerpo como un niño de pecho.


Pero cuando lo logra,

cuando aprende a hacer funambulismo en el mar

y hace una maestría en ser delfín,

el hombre ya no es hombre;

es agua con un cuerpo

y se vuelve partero de sí mismo,

de su hermano,

de su tribu. Texto: @katalinaramirezescritora Fotografía: @ray.mesh










bottom of page